Raza Manx

Nacionalidad: Isla de Man (Reino Unido).

Origen: Si bien esta raza fue descripta antiguamente en China, Japón y Rusia se cree que los mismos llegaron del Extremo Oriente, posteriormente habrían acompañando a marinos españoles llegando a la Isla de Man. La ausencia de cola característica de esta raza se debe a una mutación genética espontanea. El Manx empezó a hacerse notar en Inglaterra a fines del siglo XIX, se trata de una raza muy apreciada tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, además existe una variedad de pelo largo muy seleccionada por criadores de Canadá y Estados Unidos.

Descripción: Es un gato de talla mediana y compacta de peso aproximado entre 3,5 a 5,5 Kg. Su cabeza ancha y redondeada, de hocico ligeramente mas largo que ancho, nariz de tamaño mediana. Sus orejas de tamaño mediano, bien separadas anchas en la base y de puntas redondeadas. Sus ojos redondos, ligeramente oblicuos, de color en armonía con su pelaje. De cuello corto, ancho y fuerte, cuerpo de talla, osamenta robusta y buena musculatura bien. Patas traseras más largas que las delanteras, pies redondos, respecto a su cola se presentan las siguientes variedades; Rumpy: ausencia de cola; Rumpy-ricer: un pequeño rabo estilo conejo; Stumpy: una cola de algunos centímetros y finalmente Longy o Tailed: cola normal. Su pelaje es corto, sedoso y denso con pelusa abundante, todos los colores y dibujos están permitidos, con o sin blanco. Cruces autorizados con otras razas: Cymric, British Shorthair.

Carácter: Este gato de excelente carácter se adapta fácilmente a los cambios de vida, robusto, activo y vivaz, es muy buen cazador, afectuoso con su amo además de paciente con los niños, es sociable con sus congéneres. Su fecundidad esta por debajo de la media de la especie, sus crías crecen muy lentamente. El mantenimiento del pelaje es sencillo, necesita un cepillado semanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *